Robótica. Mi nueva aventura


Sin darme cuenta veo que hace más de 3 años que no escribo en el blog. Como pasa el tiempo.
De hecho, de mes en mes pienso si no sería mejor retirarlo y dejar de escribir en él del todo pero luego llega un día como hoy en que pasa algo y me apetece escribir. Y ahí veo que aunque escriba una única vez cada 3 años, tampoco gano nada eliminando el blog.

Y ¿porqué me ha dado hoy el punto? Por algo que considero realmente una injusticia y quiero denunciar de alguna forma, aunque sea en este modesto espacio. Al menos me puedo desahogar. Aquí va.

Hace unos meses, contactó con nosotros (Avanzosc) una empresa de Madrid (Rockbotic) porque necesitaban un ERP. Uno de sus colaboradores conocía OpenERP por un proyecto anterior con nosotros y nos recomendó. Les comenté que ahora OpenERP era Odoo y puesto que tenía que pasar por Madrid, establecimos un primer contacto en una visita presencial a sus instalaciones. Cuando escuché de qué trataba su proyecto, me gustó tanto que propuse abrir una delegación. Es decir, propuse que Avanzosc fuese la delegación de Rockbotic en Gipuzkoa. Dicho y hecho. Desde el principio de 2016, a la vez que entre ambos equipos diseñábamos el sistema informático integral que daría servicio a todas las delegaciones, incluida la de Madrid y cuya presentación podeis ver aquí: https://www.youtube.com/watch?v=rRgTxbQbk4w, iniciamos la aventura de montar la delegación de Gipuzkoa con mucha ilusión para su arranque en este mes de Octubre de 2016.

Durante los meses de abril y mayo, contactamos con diversos centros escolares para ofrecer las diferentes opciones de formación en robótica educativa para edades entre los 5 y los 16 años, iniciando con Beebot (la abeja robot) para 5-6 años, lego y scratch de 7 a 12 años y Arduino para mayores de 12 años.
Además, nos lanzamos a la búsqueda de gente joven. Estudiantes de tecnología, profesores de primaria/secundaria, monitores de extraescolares y demás perfiles adecuados para impartir este tipo de formación, que además tuviesen iniciativa, mano con los niños, fuesen divertidos y extrovertidos. Dividimos a los colegios a los que les gustó la oferta en varias zonas y encontramos profesores para cada una de ellas, les formamos durante el verano y asignamos los grupos más adecuados en función de cada perfil. Hasta aquí, todo perfecto y sobre lo previsto… hasta que en la zona de Irún y Rentería, nos encontramos un inicio de curso, en el que se habían apuntado muchísimos más niños de los esperados. Tuvimos que dividir los grupos en más grupos y redistribuir a los profesores disponibles además de volver a iniciar una nueva búsqueda de profesores para la zona.

Y aquí que después de unos pocos días encontramos a Ane. 23 años. Extrovertida, divertida, formada y estudiante universitaria a la que tener un trabajo remunerado le venía estupendamente, aparte de que también le interesaba complementar su formación con nuevos conocimientos tecnológicos aplicados en la educación infantil. Y todo perfecto. Acordamos un contrato que firma hoy a la vez que le solicitamos los papeles para dar mañana mismo su alta en la seguridad social y establecemos para ella un plan de formación intensivo a fin de que la calidad de las clases no se vea afectada por su tardía incorporación…
El chasco para ambas partes, viene cuando llama a su coordinador de grado y LA UNIVERSIDAD EN LA QUE ESTUDIA le plantea 2 opciones:
1. Deja el trabajo para compatibilizar con el horario de prácticas (sin remunerar) que dicho centro le impone en horario y ubicación
2. Repite curso el año que viene, volviendo a pagar los 7000€ de matrícula que le cuesta anualmente dicha universidad.
Evidentemente ella renuncia al contrato y al trabajo cediendo al despropósito de que su propia universidad le impida trabajar , en vez de poner todos los medios a su alcance para conciliar trabajo real remunerado con prácticas universitarias sin remunerar  impidiendo a una joven valiosa su inserción en el mercado laboral real para obtener la tan ansiada experiencia que solicitan todos las empresas públicas y privadas. Todo esto, en un país con un 55% de paro juvenil.
Y lo peor de todo. Nosotros seguimos buscando un profesor al que queremos pagar, ella tiene que trabajar sin cobrar y la universidad tiene un recurso gratuito durante el tiempo que le salga del moño. O_O

Decidme que algo de esto tiene alguna lógica. En fin… Pa mear y no echar gota. (Frase que últimamente digo demasiadas veces)

  1. No hay Comentarios
(No será publicado)


buy prednisone cheap propecia