Archivo octubre, 2010

13errores.com

Me ha gustado tanto y me he sentido tan identificada con el contenido del blog, que no me queda otra que escribir al respecto.

El blog 13errores.com de Javier Regueira nos explica los errores más comunes que cometemos los emprendedores al iniciar un nuevo negocio.

  • Error nº 1: piensa en una idea genial y ya tienes tu negocio.
  • Error nº 2: contrasta tu idea con tu familia y amigos.
  • Error nº 3: infra financia tu proyecto.
  • Error nº 4: escoge a tus socios por su capacidad para soltar el dinero.
  • Error nº 5: lánzate al mercado más grande, así tendrás más clientes.
  • Error nº 6: las ventas son el presente, la contabilidad solo es el pasado.
  • Error nº 7: no contrates a nadie si tú puedes hacer su trabajo.
  • Error nº 8: al comunicarte con tus clientes, sé creativo y sofisticado en lugar de sencillo y directo.
  • Error nº 9: concentra tu esfuerzo en captar nuevos clientes en lugar de retener a los que ya tienes.
  • Error nº 10: un negocio y una empresa son lo mismo.
  • Error nº 11: sé un elefante en lugar de un pez (la necesidad de reinventarse continuamente).
  • Error nº 12: sé positivo e ignora el riesgo de fracasar.
  • Error nº 13: sigue adelante aunque hayas perdido la ilusión.

Yo cometí en 2005 todos y cada uno de ellos. Así me fue en mi primer emprendizaje empresarial.

El primer fracaso asusta, desilusiona, te hace desesperarte y buscar formas de salir del atolladero. La más inmediata… encontrar un trabajo por cuenta ajena. Después de un tiempo por tu cuenta, volver a un “empleo” al uso … es duro. Más cuando alrededor todo el mundo te dice la suerte inmensa que has tenido de no quedar fuera del mundo laboral con los tiempos que corren.  Fíjate que bien que ya tienes trabajo y un sueldo “fijo” al mes… pues si… pero no.

Si has nacido emprendedor, eso no te vale. Podrás estar a gusto en la empresa “que te ha dado trabajo”, o mejor dicho, “a la que prestas tus servicios, tus ideas y tu valor añadido y te paga por ello” pero una pequeña desazón nunca desaparece. Y a pesar del fracaso tu mente sigue teniendo la esperanza de que algún día lograrás tu objetivo.

Y ahí vamos y estamos…

Después de haber escuchado miles de improperios sobre mi locura cuando inicié la actividad y de haber intentado ser bastante más cauta en los siguientes 4 años a mi estruendosa caida, trabajando primero por cuenta ajena y después como freelance … de nuevo estoy embarcada en un proyecto totalmente distinto al anterior.

Según mi madre… no espabilas. Según mis amigos/as … lo tuyo es muy fuerte. Según mis compañeros … qué estupendo. Y según yo… esta vez tiene que salir bien y si no… a por otra.

:)

Cordiales saludos!!

Ana

4 Comentarios

La dificultad de encontrar “gente sobradamente preparada”

Mi post viene a raíz de uno que ha escrito Juan Macías en el suyo:

Uno de los mayores problemas de las Startups es encontrar Programadores!!!

Posteo tal cual el comentario que he incluido en el mismo:

Juan… Alucinante tu post. Lejos de la crítica que esperas, voy a felicitarte.
La universidad y el mundo real son dos conjuntos disjuntos, líneas que van en paralelo, el mundo y la tecnología evolucionan a tal velocidad que la universidad queda atrás.

Al igual que hicimos nosotros, los de ahora siguen aprendiendo lenguajes de programación tan útiles como turbo pascal. Cuando salen están más perdidos que un pulpo en un garaje y oir hablar de branding, desarrollo profesional, hacer lo que te gusta o evolucionar en el puesto de trabajo les suena a chino.

No creo que para llegar a ser un buen profesional o un buen consultor haga falta estar en Accenture o Deloitte. Cierto es que yo misma estuve un par de años en PriceWaterHouse, ahora IBM y aprendí muchísimo allí. Pero creo que nosotros, los pequeños podemos tomar ejemplo de lo que mejor hacen y evitar lo peor, que es precisamente que todo allí está relacionado con el dinero y los beneficios. Son empresas sin escrúpulos, movidas sólo por los números anuales.

Tal y como dices, un programador por ser programador tiene una remuneración económica X y para “subir”, “evolucionar”… debe dejar de programar. Paradójico. ¿Porqué no le ofreces lo que quiere, lo que necesita y le dejas seguir programando si es eso lo que quiere?

Llevo un mes formando un equipo. Quiero que mi empresa sea distinta, quiero aplicar lo aprendido, motivar a mi gente, transferir todo el conocimiento que pueda en el menor tiempo posible para obtener 3 cosas… La primera… poder delegar tareas. Cosa harto difícil. La segunda, que empiecen a ser productivos cuanto antes porque su formación me cuesta esfuerzo y tiempo que no tengo. Tercera, que empiecen a sentir que son parte de la organización porque empiezan a asumir responsabilidades.

Tengo 2 chavales que harán el proyecto fin de carrera con nosotros. Me decía uno de ellos… esto es distinto a lo que me esperaba. Los proyectos fin de carrera consisten en estar sentado en una silla delante de un ordenador esperando que lleguen las 7 para irte. No aprendes nada y aquí no paramos de ver cosas nuevas. Mi respuesta… yo no quiero gente que esté esperando las 7 para irse, sino gente a la que le lleguen las 7 sin darse cuenta.
Al principio, qué duda cabe que el sueldo es importante, pero llega un momento en que si tu carrera profesional se estanca… te aburres. Tener que trabajar solo por un sueldo, sin que te guste lo que haces es una tortura diaria.

En cambio, si haces lo que te gusta, estás escribiendo un post a las 12 de la noche un domingo en el blog de Juan…
Trabaja en lo que te gusta y nunca más tendrás que volver a trabajar. Y esto es lo que debe de cambiar en la forma de gestionar empresas y gente en este país.

Sé que tengo una visión muy idealista del mundo. En alguna ocasión me pusieron de apodo “Alicia en el pais de las maravillas” pero si fuese como digo yo, todo el mundo sería mucho más féliz pero también… muchísimo más productivo.

3 Comentarios

buy prednisone cheap propecia